NOS GUSTAN LOS GIRADISCOS

Conceptos básicos para la compra de un giradiscos 

Los giradiscos, comúnmente conocidos también como tocadiscos o platos, son un producto carismático y que sin duda siguen de actualidad, se puede afirmar que los giradiscos han vuelto para quedarse. Muchos aficionados al buen sonido han redescubierto las delicias que un buen giradiscos puede hacer con su música favorita. A partir del resurgimiento de esta demanda, como es natural la oferta también se ha disparado y numerosas marcas ofrecen ya una amplia gama de giradiscos de todas las formas y colores, pero también con diferentes características técnicas, muchas veces difíciles de entender por los aficionados más nóveles que se están iniciando en el mundo del vinilo, de hecho, toda esta variedad en la oferta puede llegar a complicar la decisión de compra del modelo adecuado.


A la hora de elegir un giradiscos que cubra nuestras expectativas y no se convierta en un elemento meramente decorativo, debemos de tener en cuenta una serie de conceptos básicos:
Hay giradiscos de funcionamiento manual y automático, los segundos son más cómodos porque el brazo va y viene de forma automática con sólo apretar un botón, pero por lo general son menos precisos en la lectura de los vinilos que los manuales que están construidos con menos partes mecánicas, las cuales muchas veces pueden provocar ruido o incluso degradarse con el tiempo y llegar a fallar, un giradiscos manual es más fiable y silencioso.
Unos estupendos giradiscos de tipo manual son el Music Hall MMF 2.3, el Pro-Ject RPM 3 Carbon, o el Pro-Ject The Classic EVO y un buen giradiscos automático el reconocido DUAL CS460


Otra característica importante que diferencia unos giradiscos de otros es el tipo de tracción que se va a encargar del giro del plato, los hay de tracción directa con el motor incorporado a la estructura del tocadiscos, y los más populares de tracción por correa con el motor más “deslocalizado” de lo que es la estructura del giradiscos y conectado al plato por una correa elástica. Los giradiscos de tracción por correa son los que actualmente están ganado la batalla al ser menos problemáticos en su construcción interna, y a la vez más silenciosos por ser menos susceptible de recibir vibraciones no deseadas desde el motor de giro, siendo estas amortiguadas por la correa, ahora bien, esto no quita para que podamos encontrar giradiscos de tracción directa de altísimo nivel fabricados con componentes de muchísima precisión. Un claro ejemplo de giradiscos de tracción directa de nivel “fuera de parámetros” es el alemán Brinkmann Oasis Anniversary.

Si el giradiscos viene con brazo y cápsula de serie, debemos de tener en cuenta que estos sean de buena calidad ya que son piezas fundamentales para una correcta lectura del vinilo, además un buen brazo nos asegura poder evolucionar en un futuro a diversas cápsulas de mejor calidad. Existen brazos de aluminio, de fibra de carbono y de infinidad de diferentes aleaciones, en caso de duda siempre es mejor consultar con un experto que nos aclare las dudas y las diferencias de cada uno.


Sobre la cápsula, debemos fijarnos principalmente si la que viene de serie es de tipo MM (Moving Magnet) o MC (Moving Coil) ya que la salida en voltaje de ambas versiones es muy diferente, y debemos de comprobar si nuestro previo de fono admite la elegida. La calidad de la cápsula va a determinar muchísimo el resultado final del sonido, y debemos poner un extra de atención en el modelo que incluye el giradiscos. 
Para iniciarnos seguramente las cápsulas de tipo MM van a ser las más adecuadas, sobre todo porque al tener la señal de salida más alta nos va a complicar menos el emparejamiento con el preamplificador de fono, cápsulas como la Ortofon 2m Blue o la Sumiko Rainer son dos claros ejemplos de cápsulas fonocaptoras de tipo imán móvil (MM) con una musicalidad excelente y un precio contenido.


Si nuestro amplificador no dispone de previo de fono y no queremos poner uno externo, hay giradiscos que incorporan uno en su mismo chasis, como el magnífico Pro-Ject T1 Phono SB


Cuando nos estamos iniciando en el mundo del vinilo, es muy importante también que el giradiscos que vayamos a adquirir sea fácil de instalar y disponga de los ajustes necesarios para una lectura precisa, algunos términos claves son los siguientes:
VTA (Vertical Tracking Angle): ajuste de la verticalidad del brazo y la aguja
HTA (Horizontal Tracking Angle): ajuste de la horizontalidad del brazo y la aguja
Tracking Force: Ajuste del peso recomendado para la cápsula
Azimuz: Ajuste de tangencialidad de la aguja 
Antiskating: compensación de la tendencia del brazo


Estos ajustes suelen venir ya configurados cuando la cápsula viene preinstalada de fábrica, a excepción del Tracking Force y el Antiskating, que seguramente tendremos que ajustarlos nosotros en casa; ambos ajustes son muy importantes, aunque suelen ser bastante sencillos de configurar. 
El Tracking Force consiste en nivelar el peso que va a ejercer la cápsula/aguja sobre los surcos del vinilo, el peso que debemos ajustar debe ser siempre el recomendado por el fabricante de la cápsula para evitar que el brazo nos salte si nos quedamos cortos, o incluso aplastemos la amortiguación de la aguja si nos excedemos en peso.  El Tracking force se encarga de compensar la tendencia centrípeta del brazo para que en todo momento la aguja “viaje” por el centro del surco sin presiones laterales no adecuadas. 
El resto de los ajustes descritos es imprescindible tenerlos en cuenta, sobre todo cuando vamos a cambiar la cápsula fonocaptora o el brazo. Si estamos en nivel principiante, siempre es mejor asesorarse con un profesional para efectuar estos ajustes ya que algunos de ellos implican conocimientos más avanzados en la materia.


Para finalizar, recomendar también una tapa guardapolvo para el giradiscos, el enemigo número uno de la reproducción analógica en vinilo son el polvo y la suciedad en general. Muchos modelos de giradiscos traen la tapa de serie, pero si no fuera así, hay bastantes opciones con diferentes medidas para adaptar una.


Que no se me olvide recomendar un buen cepillo antiestático, siempre que vayamos a poner un disco de vinilo y antes de colocar la aguja, es recomendable dar un par de pasadas y quitar la estática y el polvo que pudiera tener almacenado el vinilo en su superficie, con esto evitaremos algunos ruidos indeseables. El cepillo antiestático Pro-Ject Audio Brush It de fibra de carbono es excelente para estos menesteres

Si quieres comprar un giradiscos y necesitas ayuda o asesoramiento, no dudes en contactar con nosostros, te atenderemos con mucho gusto.

Aquí te enlazamos a nuestra otra web decineon, para que puedas ver toda la oferta en Giradiscos y sus diferentes accesorios