Compra Maestra: altavoces Wharfedale Evo4.2

Compra Maestra: altavoces Wharfedale Evo4.2

Algunos productos, nada más verlos, nos hacen prever un rendimiento por encima de su precio, y éste fue el caso de los altavoces de estantería Wharfedale Evo4.2 nada más sacarlos de sus cajas. Un "monitor" de tres vías ya es algo destacable y poco habitual en sí mismo: el uso del altavoz dedicado para medios de cúpula menos. Y, aunque el tweeter AMT de cinta empieza a estar más visto, no deja de ser destacable en unas cajas cuyo precio por pareja está bien por debajo de los mil euros. Y cómo suenan.

Wharfedale Evo4

Novedad de 2020, la gama Evo4 de Wharfedale representa según la propia marca un "renacimiento" para ellos, algo remarcable dada su dilatada historia llena de modelos destacados. Siguiendo el camino marcado por las anteriores Evo, en las Evo4 Wharfedale ha empleado las últimas tecnologías en diseño y desarrollo de altavoces, y aprovecha los materiales usadas en las altas de gama Elysian. Así, el tweeter de toda la familia es el AMT de cinta reconocido por su suavidad y extensión. Este tweeter mueve mucho más aire que uno convencional de cúpula, y es capaz de hacerlo mucho más rápido: ofrece mayor extensión y menos distorsión. Los recintos de las Evo4, tanto en cuanto al uso de materiales usados como a la forma curvada para eliminar resonancias y los refuerzos internos. 


La familia empieza con la caja de estantería Evo4.1, de apenas 33 centímetros de alto y que al tweeter AMT suma un medio-grave de 5 pulgadas con cono tejido en Kevlar. La Wharfedale Evo4.2 es un monitor grande, de 45 centímetros de alto y más de 13 kg de peso cada uno, para dar cabida a esos tres altavoces: el tweeter AMT, un altavoz de cúpula de 50 mm para medios, y uno de graves con cono de Kevlar de 6'5 pulgadas. La familia sigue con dos modelos de suelo (las columnas Evo4.3 y Evo4.4) y dos centrales (Evo4.cs y Evo.c) además de una caja de efectos (Evo4.s)

Volviendo a nuestro protagonista, ese altavoz de medios tendrá una importancia clave ya que el filtro le deja llevar la batuta desde algo más de 1 kHz y hasta casi 4 kHz, prácticamente su banda pasante y donde están muchas notas y mucha música. Por debajo, el altavoz de 165 milímetros (6'5 pulgadas) de Kevlar toma el relevo, ayudado por el volumen de la caja y un puerto bass-réflex con salida inferior (más laminar) que permitirá acercar en caso necesario más las cajas a la pared trasera. Wharfedale declara una extensión hasta 48 Hz en graves para esta Evo4.2, y por arriba el AMT llega hasta 22 kHz. La caja tiene una sensibilidad media-alta (87 dB) con una impedancia compatible con 8 omhios (un mínimo de 4)

Compra maestra

Si sacar de sus cajas las Wharfedale Evo4.2 y colocarlas en sus pies impresiona, cuando empezamos a escuchar música no es para menos. Estos monitores suenan a caja "grande" pero en mayúsculas: con los ojos cerrados cualquiera diría que tiene delante sonando algunas de sus  hermanas mayores, o directamente unas cajas de columna de precio bastante superior. El grave que tienen destaca en primer lugar, por cantidad pero también calidad ya que es ágil y rítmico. Pero llama mucho la atención ese sonido a caja grande, a grave potente, seguro que si entramos en una sala donde están sonando estas cajas será lo primero que percibiremos. Sin duda esos 48 Hz declarados se convierten en frecuencias menores, más graves, en realidad... y con un impacto sorprendente en rock.

Pero las Evo4.2 tampoco suenan como un subwoofer, ni mucho menos: el altavoz de medios y el de agudos también cobran protagonismo, aunque ninguno sobresalga. Es mérito del sofisticado filtro posiblemente, porque voces e instrumentos naturales suenan, así, con naturalidad. El tweeter ofrece mucha información y nunca es agresivo (pero sí transparente y si la grabación es áspera, así sonará) y contar con un altavoz dedicado de medios siempre es un "plus" notable. Los agudos son detallados, de caja de precio superior, dando detalles como pequeños ecos o la resonancia de un platillo perdiéndose suavemente...

Los medios, las voces e instrumentos, tienen una presencia superior a lo habitual gracias al altavoz dedicado. Las probamos combinadas con el amplificador integrado a válvulas Primaluna Evo400 y quedó claro que no son cajas difíciles de mover, tampoco: no necesitarán pues un amplificador particularmente capaz (ni caro) y eso redunda en declararlas "compra maestra". Unas cajas compactas y a buen precio que suenan como cajas grandes de precio muy superior: pásate por la tienda a escucharlas y descubrir cuánta música ofrecen por su precio.

Visita nuestra tienda online para saber precios y características de estos magníficos altavoces Wharfedale 4.2, con sólo pulsar en el logo:

 

 

categoria alta fidelidad

Altavoces