Nuevos altavoces Zingali Quantum Array en Audiorema

Altavoces Zingali Quantum Array

Zingali es un fabricante artesanal de cajas acústicas italiano con más de 35 años de historia, fundada por Giuseppe Zingali, ingeniero de sonido y electro-acústica, en la localidad de Aprilia (nada que ver con las motos) cercana a Roma. Al ver el éxito de los altavoces americanos de alto rendimiento profesionales, decidió seguir ese camino buscando altavoces de alto rendimiento pero mejor calidad, y también se dio cuenta de su interés en la alta fidelidad doméstica a partir de los años 1990. Su visión científica de la reproducción del sonido le llevó a patentar su propio tipo de bocinas, las Omniray: patentadas en 1995, ofrecen un alto rendimiento y excelente dinámica y detalle, pero con un sonido natural, sin ese efecto "nasal" de las bocinas convencionales.

Ahora llega con otro concepto revolucionario gracias a la evolución de esa idea: la "Kompressor Array" que da lugar a la nueva familia de cajas, las Zingali Quantum Array. Patentado en 2018, este concepto se aplica a la caja entera: sus altavoces se alinean en fase y combinan en una sola bocina, la propia caja con un frontal muy personal con esas dos franjas verticales laterales, de forma que se controla la difusión del sonido en todas sus frecuencias. Así los graves, medios y agudos mantienen una dispersión hacia adelante de solo 90 grados (lo normal son 180 grados, es decir, todo el plano por delante de la caja). Esto evita la reflexiones indeseadas que suelen estropear la acústica de las salas domésticas, sobre todo en graves (Omniray funcionaba con medios y agudos). 

Zingali Quantum Array 2.8

Tras nuestras buenas experiencias con anteriores productos Zingali, decidimos poner a prueba el modelo "pequeño" de esta nueva familia: las Zingali Quantum Array 2.8 son cajas de suelo bastante compactas pues no llegan al metro de altura (95 centímetros) por unos discretos 28 cm de ancho y 45 cm de fondo (pesan 25 kg). Monta tres altavoces: dos de 8 pulgadas más una bocina en la parte superior para agudos, y el conjunto funciona según el sistema Kompressor Array. Bajan hasta 32 Hz en graves y ofrecen una sensibilidad de 93 dB con una impedancia de 6,2 ohmios, es decir cajas a priori amables aunque admiten hasta 200 vatios de potencia. Como todas las Zingali se pueden encargar en una larga lista de colores y acabados o combinaciones de la caja y las paredes frontales (rogamos consultar disponibilidad por ello). 

Por encima de estas Quantum Array "pequeñas" están otros tres modelos, de tamaños y precios (y prestaciones) ascendentes. Las Zingali Quantum Array 3.8 miden 112 cm de alto por 30 de ancho y 45 de fondo, con tres altavoces de medios-graves además de la bocina de agudos, una sensibilidad de 94 dB y respuesta en frecuencia desde 30 Hz. Las Zingali Quantum Array 2.10 como su nombre indica montan dos altavoces de graves pero de 10 pulgadas, por eso es algo menos alta (108 cm) pero más ancha (34 cm) y profunda (56 cm) y su peso asciende a 50 kg, con una sensibilidad notable ya de 96 dB y capaces de bajar hasta 28 Hz. Las hermanas mayores son las Zingali Quantum Array 3.10 con tres altavoces de 10 pulgadas además de la bocina de agudos, manteniendo esa filosofía y el sistema Kompressor Array: con 132 cm de alto (60 kg de caja) llegan a 97 dB de sensibilidad y con graves desde 27 Hz, pueden aguantar hasta 750 vatios de potencia.

 

Zingali Quantum Array a prueba

Volviendo a las cajas que tenemos a prueba y en exposición en la tienda, probamos las Quantum Array 2.8 con electrónica Moon (CD y Previo) y Brinkmann (etapas monofónicas de transistores y 150-250 vatios), y cables Albedo Solid, todo colocado en la zona de escucha principal (con muchos metros cuadrados y cúbicos de aire para "mover"). Las dudas sobre la nueva invención de Zingali se disiparon en pocos minutos de escucha: estas cajas son una auténtica revelación. 

Su sonido es sobre todo "lleno" gracias a unos graves sorprendentes por extensión (dos woofer de 8 pulgadas no suelen rendir así en este espacio tan amplio), impacto (eso sí que es inusitado con dos pulgadas) pero también rapidez, textura y detalle. Pero ésa fue la sensación en todas las frecuencias, un sonido impactante y dinámico, pero natural. Daba igual si escuchábamos grabaciones de flamenco, donde el ritmo y la dinámica nos trasladaban al "vivo", unas voces que ofrecían una presencia y timbre excelentes, o con música rock, donde esos graves nos dejan entregarnos a la música totalmente. Los más que conocidos cortes de "The Wall" de Pink Floyd no suelen sonar tan impactantes y rítmicos como lo hicieron con las Zingali Quantum Array... menos mal que eran las "pequeñas".

Algo muy importante y que apreciamos perfectamente andando por la sala (pasando al lado y por detrás de las cajas) es el patrón de dispersión: está claro que "suenan hacia adelante" y en particular es chocante que el nivel de graves es mucho menor en la parte trasera, pese al notable impacto que tenemos delante de ellas. Esto será muy importante a la hora de hacerlas sonar en una sala doméstica menos amplia que nuestra exposición, donde las frecuencias graves y las resonancias de la sala suelen dar muchos problemas.

Si con las Omniray Zingali ya había marcado su propia personalidad entre las cajas que usan bocinas, estas Quantum Array van a revolucionar el mercado con su dinámica e impacto tan de "directo". Pero además de eso, por su perfil sonoro, tirando a cálido aunque con buena transparencia y detalle, y como guinda con sensibilidad e impedancia que las hacen "amables". Hay que descubrirlas: aquí las tenemos disponibles.

Visita nuestra tienda online para descubrir más modelos, precios y características de estos increíbles altavoces Zingali, con sólo pulsar en el logo:

categoria alta fidelidad

Altavoces